Crítica de Origin, la serie de ciencia ficción de YT Premium

maxresdefault

Tráiler oficial

La serie que es la apuesta más ambiciosa hasta ahora de YT Premium es una thriller de ciencia ficción lleno de lugares comunes: Lost, Alien, Passengers, Pandorum, Blade Runner o Starman son algunos de esos lugares,  en cuanto a lo cinematográfico. También hay algunas dosis del videojuego Mass Effect, aunque esto solo en pequeños detalles. Pero una de las referencias de la gran pantalla que más nos vienen a la cabeza al principio es, sin duda, Horizonte Final, (Event Horizont), de Paul W. S. Anderson, que no por casualidad dirige los dos primeros episodios. La serie, sin embargo, no es suya; está creada y escrita por Mika Watkins (joven escritora de rasgos asiáticos que ni siquiera tiene todavía entrada en la Wikipedia), y tiene a sus rostros más conocidos en los actores Natalia Tena (Juego de Tronos) y Tom Felton (Draco Malfoy en Harry Potter).
Los responsables de YT Premium tuvieron el acierto de respetar la idea original de Mika Watkins para la serie, una suerte de híbrido entre Lost y Alien (donde lo importante son las relaciones entre los personajes, sinergia que impulsa todo el drama), sin usarla de base para añadir otro tipo de ideas que pudieran engordar la espectacularidad de la apuesta, adulterándola.

Mika-Watkins_-Variety-Studio-Comic-Con-2018-Day-1--08-662x441

Y si hablo de acierto es porque Origin me ha parecido una maravilla. Siempre digo que soy de engancharme a pocas series, y es porque creo que es verdad. Este año me he visto Lost in Space y Maniac, de Netflix, la segunda temporada de Westworld, la primera temporada de Twin Peaks (sí, aún ahora, por primera vez), y Cobra Kai, la secuela del Karate Kid ochentero. Poco más que recuerde, o merezca la pena recordar. Y es que hay muy pocas series de fantasía y ciencia ficción que merezcan la pena. Muchas menos que libros; afortunadamente en este último aspecto estamos bien servidos hoy en día. Pero aún así son pocas las propuestas que tienen la fuerza y/o la suerte suficientes para terminar llegando a la pantalla. Y bien, es evidente que Origin es una de las pocas series que me han enganchado este año, aunque no venga propiamente de un libro. Pero lo parece. Podríamos pensar que tiene poco de original, esta serie de suspense espacial. Que es un pastiche de esas muchas otras cosas de las que hablo arriba. Pero estaríamos equivocándonos.  Sí, porque Origin tiene fuerza y personalidad propias. He leído alguna crítica (estúpida) en la que se acusa a la serie de falta de acción. Y si los que se frotan las manos al leer cosas como “Alien”, o “Event Horizont” y Paul W. S. Anderson, esperan delirantes dosis de truculencia espacial, les aviso ya de que no se llamen a engaño. Quizá no sea esta su serie.

2018+Summer+TCA+Tour+YouTube+Premium+Photo+fnHmdNwJ62Fl

Origin es entretenida a un nivel magistral, manteniendo siempre el suspense, y lo hace sin romperse mucho la cabeza, basada en dos cosas casi únicas, a lo largo de todos sus diez episodios: los personajes y la nave. Una nave que es más casa encantada que nave espacial, aunque como tal nos regala unos decorados interiores que son de lo mejor nunca visto en un género en el que parece difícil poder seguir llamando la atención. Pero la estética de contrastes entre blancos y negros, salpicados por el rojo de las luces y la sangre, consigue encandilar desde el principio hasta el final. Por ella se mueven los personajes, despertados bruscamente del sueño espacial poco antes de llegar a Thea, su lugar de destino, un planeta habitable que orbita en torno a Próxima Centauri, la estrella más cercana a nuestro Sol. Pero un accidente los ha despertado antes de tiempo. Y en la nave no parece haber nadie más. Los conocemos histéricos, confundidos, presas del miedo a morir porque algo ha salido mal, y sin saber qué es ese algo. No, nada suena especialmente original, y seguramente Origin no sea una obra maestra, pero sabe mezclar todos los ingredientes que utiliza para crear una serie que se ve en dos días, tragándose un episodio detrás de otro sin apenas darse cuenta. Porque nos importa lo que le pase a esos personajes. Lo mejor es la interacción, no solo entre entre los personajes, sino entre estos y la nave, y los distintos elementos que dan forma a la serie: la idea de su destino, tan próximo, pero a la vez tan lejano; por el peligro que supone el ente del espacio que se ha colado por el casco en el accidente que los ha despertado, y que amenaza con matarlos a todos, porque necesita anfitriones vivos en los que alojarse, en simbiosis con sus cerebros, a los que roba sus recuerdos; recuerdos que vemos en forma de flash backs, y mediante los cuales somos testigos de las motivaciones de los distintos personajes para acabar formando parte de la expedición Origin, un viaje sin regreso al primer planeta extraterrestre habitable…

5ab0faaa5bf78_Oumuamuaasteroid681477
En la serie el ente alienígena llega a la nave a través de una roca espacial, pero os aseguro que la serie estaba escrita antes de saber nada de “Oumuamua”.

Es gracias a los flash backs que nos vamos construyendo una imagen poliédrica de cada uno de los personajes, y que se crean armonías y contrastes entre su pasado y su presente, y es especialmente en los contrastes donde la serie se hace más genial, donde brilla más y nos hace desear haber seguido a todos ellos de una forma más detallada, en forma de novela.

Hay sangre; hay suspense, lógicamente, porque el alien habita en uno de ellos, y no sabemos quién es; y hay sustos… Pero la acción, sí, es minimalista. Y lo es porque no hace falta que haya más. La serie es perfecta como es. Sí, hay acción, por supuesto, pero solo la justa y necesaria, cuando la historia lo pide. Hay truculencia, y hay sustos, pero de nuevo, los justos. Y quizá eso hace que cuando los hay, especialmente una escena, lleguen a ser terroríficos. Pero por encima de todo es una serie de suspense espacial, y aún por encima de eso, una serie de ciencia ficción, y por eso, en ella tienen más importancia las relaciones humanas y las reflexiones acerca de nuestra humana condición, y nuestra forma de reaccionar, según la forma de ser de cada uno, ante situaciones límite, como puede ser despertarte antes de tiempo en un viaje al primer planeta nuevo, con un alien que se introduce en uno de tus compañeros, borrando poco a poco sus recuerdos, sin que tú sepas quién es. ¿Cómo reaccionar ante ese escenario? Quizá las respuestas estén, para estos personajes, en esos flash backs mediante los que vamos conociendo algo de su pasado, viéndolos de pronto  desde nuevas perspectivas, que nos harán cambiar radicalmente nuestro punto de vista; aunque el propio viaje hará que esas perspectivas vuelvan a cambiar, de forma aún más poderosa, a través de nuevas armonías, y, como digo, sobre todo contrastes. Y es que en ese contraste está la clave del clímax final de la primera temporada. En este sentido Origin es una serie moderna, una serie hecha para contar una historia a lo largo de diez episodios, con arcos de transformación satisfactorios y que concluyen. A pesar  de que, por supuesto, haya un gran gancho para la Segunda, gancho que se ve venir, pero que no importa, porque aquí solo se trata de un recurso para anunciar que habrá segunda temporada. Y espero que no tarde mucho en llegar. La verdad, me hubiera gustado haber pillado esta serie con varias temporadas ya hechas, para poder darme el placer de estar viendo ya la segunda, sin solución de continuidad. Y no solo porque me haya encantado cómo está narrada, al margen de cualquier otro elemento de ciencia ficción, sino porque la propia base de ciencia ficción de la historia, aunque quizá algo trillada, al ser imaginada para estos personajes, que ya no nos son desconocidos como al principio del viaje, se convierte en algo nuevo. Porque, si nos ponemos a pensarlo, nunca antes habíamos visto una serie sobre esto. Habíamos leído libros (o, como es mi caso, los tenemos en la lista de futuras lecturas), habíamos visto películas como Passengers o Pandorum o Alien o Event Horizont… Pero no exactamente nada como esto, y menos en formato de serie.

5be314c0b63f4