Reseña: “Agentes de Dreamland”, de Caitlin R. Kiernan.

Agentes-de-Dreamland

 

Una lovecraftiana novela corta de una autora que se define por frases como esta:  La historia revela un propósito claro, y yo no tengo ningún interés real en la trama. La atmósfera, los estados de ánimo, el lenguaje, el personaje, el tema, etc., eso es lo que me fascina.

Kiernan es autora de varias novelas, aún más novelas cortas, y prolífica creadora de cuentos. Es además guionista de comics, música en un grupo de folk y paleontóloga. Esto último lo vemos en lo bien que la ciencia se desgrana de forma acertada pero sutil a través de la páginas de “Agentes de Dreamland”.
Se trata de una novela corta bien escrita, con algunos (aunque escasos) momentos de cierta belleza poética, pero que sabe a poco, no tanto quizá por su obvia reducida extensión, sino por su estructura. Y es que al leerla me pareció estar ante una novela de extensión normal, de al menos doscientas páginas, en la que solo el capítulo final acelera y corta de forma repentina la trama, para llegar a un desenlace que no me hizo cerrar el libro sintiendo haber leído algo grande ni realmente especial. Tampoco me pareció original, y en dos momentos, si bien muy puntuales, me pareció una obra un tanto pretenciosa.
Lo mejor de esta novela corta, la atmósfera, y lo bien escrita que está. De lectura imprescindible para los amantes de los mitos de H. P. Lovecraft, sin los cuales “Agentes de Dreamland” no existiría.

Mi valoración personal: 3’5 sobre 5.