El cielo nocturno del futuro remoto de la Vía Láctea

Ddvy6cpV0AA3XIw

Dentro de algo menos de seis mil millones de años, (6.000.000.000) según las últimas previsiones, y que teniendo en cuenta que nuestro universo tiene unos trece mil millones de años, es MUCHO tiempo, nuestra galaxia y la otra galaxia (también espiral) más cercana a la nuestra, que en la Tierra llamamos Andromeda, se acercarán tanto que acabarán chocando, mejor dicho, fusionándose. Entre ambas formarán una nueva galaxia espiral gigante que los humanos, en su afán de nombrar todas las cosas, llaman ya Lactomeda. Está claro que este acontecimiento generará toda suerte de desarreglos astronómicos de diversas consecuencias, aunque al producirse realmente durante tantísimo tiempo, no hemos de esperar acontecimientos catastróficos al uso, sino en una escala de tiempo difícil de comprender para nuestro veloz paso por la vida. De hecho, tal como dice la Wikipedia, y como ya nos han contado muchas veces, la posibilidad de que choquen entre sí estrellas de las dos galaxias es muy pequeña. Simplemente sus elementos se mezclarán y remoldearán a lo largo de cientos de millones de años. Para comprender esto, dos estrellas como el Sol y Alfa Centauri si tuvieran el tamaño de una canica de un centímetro de diámetro, estarían alejadas entre sí 300 kilómetros. Y Alfa Centauri es el sistema solar MÁS cercano al nuestro.

Lo más excitante de todo esto, para los seres que vivan por aquel remoto entonces en algún lugar de nuestra galaxia, es que alrededor de cuatro mil millones de años en el futuro, antes de que colisionen y durante unos millones de años, desde luego toda una sucesión de vidas para la mortalidad de muchos de esos posibles seres, la galaxia que nosotros llamamos Andromeda se verá en sus cielos en toda su majestuosidad y belleza a simple vista, con un nivel de detalle, de hecho, similar al de nuestra vía láctea, de la que por nuestra posición dentro de ella sólo vemos uno de sus cantos, y si estamos de noche en un lugar oscuro.
La verán como nosotros la vemos en esta foto. Con un cielo nocturno así, es de imaginar que serán gente de carácter especial.