Demonizar el capitalismo está de moda

La demonización del capitalismo está de moda…

¿Sabéis quién lo demonizaba también? Hitler. Hay muchos cretinos que no lo saben, o más bien, no quieren saberlo. Pero Hitler era un contumaz anticapitalista, que, eso sí, y al igual que la URSS, echaba mano de los beneficios del capital en cuanto le venía bien hacerlo.

El capitalismo no es malo. No es bueno. Es. Y nos ha permitido llegar en buena medida hasta donde estamos hoy.

Además se le suele enfrentar a la naturaleza: la naturaleza, lo bueno, frente a lo artificial, que representa el capitalismo, lo malo. Otro error.

La naturaleza no es buena. No es mala. Es. Es amoral. ¿O es moral devorar a los débiles para subsistir? Pues eso.

El capitalismo es la manifestación de la evolución en el ser humano, que ha evolucionado para ser un ser comercial.

El capitalismo, con sus grandes dosis de competitividad y emprendimiento, ha moldeado nuestra sociedad. Ha mejorado todos los aspectos esenciales de nuestra vida. Nuestra alimentación, salud, conocimiento.

Nos está impulsando al espacio, hecho responsable de mil y un avances científicos que han mejorado nuestra forma de vida como no somos capaces de ver, ya que hemos nacido dentro de este sistema, y como siempre queremos más y mejor, no somos capaces de valorar cómo vivimos ahora en comparación a cómo se vivía antes.

El ser humano, y más que nada desde una perspectiva social, grupal, ha evolucionado más allá de ninguna otra especie conocida, para tener moral. Esa moral, de la mano de la imaginación, herramienta estándar gracias a la cual somos capaces de anticipar nuestro futuro, extrapolando hacia él elementos de nuestro pasado y nuestro presente, y pasándonos por el arco con ella todas las leyes conocidas de la física, nos ha permitido coger el capitalismo, algo que ya hemos dicho que no es ni bueno ni malo, sino amoral, y humanizarlo con políticas sociales, a través de la mitificación y la idealización de nuestra propia historia.

El capitalismo es comprar cualquier cosa que te guste. Es tomar un café. Es comer palomitas viendo una película (Algo que a mí no me gusta nada); es ir de cervecitas y pinchos con los amigos, es viajar, es el arte. Lo es prácticamente todo, en nuestro modo de vida.

Anticapitalistas son también entes políticos como Podemos y La Cup. Como lo eran Hitler y Stalin, como lo es Maduro. Por supuesto, si no lo humanizamos con rasgos sociales, el capitalismo es algo tan malo como el comunismo, pero mucho más natural que el comunismo.

El comunismo es una utopía eternamente condenada a convertirse en distopía. Porque sencillamente, no es natural.

No puedes pretender coger a un grupo de protozoos, sentarlos a todos juntitos, y decirles: no sigáis la ley de la evolución, ¿eh?, que os estoy viendo… comportaos todos igual, mamones. Nada de mutaciones.

El capitalismo no entiende de xenofobias, ni de diferencias sociales. Para él sí que somos todos verdaderamente iguales, dentro de nuestras diferencias. Si hay fallos en el capitalismo, no están en el capitalismo, sino en los hombres que lo practican.

En un mundo comunista, nunca habría necesidad de evolucionar, de mejorar, ni cambiar. Seríamos todos iguales, (aquí no “verdaderamente”) e, incluso, suponiendo que la utopía fuese posible, estaríamos tan idiotizados que cualquier evento catastrófico nos condenaría sin remisión, atados a este planeta, porque no tendríamos la capacidad tecnológica de abandonarlo.

Lo que pasa es que cuando practicó la carrera espacial, la URSS, por supuesto, no estaba siendo comunista. Practicaba un comunismo a medida, no exento de capitalismo; una excusa para ostentar el poder, en nombre de la cual se masacró y asesinó tanto como la ha hecho el capitalismo. Aunque como desde el principio, por supuesto, se convirtió en una dictadura, las leyes de la moral humana no pudieron enmendar apenas nada.

No demonicéis el capitalismo. Preguntaos qué podéis hacer para mejorarlo. El capitalismo es hoy básicamente la humanidad. E ir contra él es ir contra la humanidad, tanto como practicarlo de forma salvaje y amoral.

El ser humano no es malo por gastar la Tierra haciendo uso del capitalismo. Actuando así estamos siendo naturales. Animales. Como los microbios que pudren una manzana de la que viven.

Estaría bien reflexionar sobre todas estas cosas, antes de ir a saco a hacer el ridículo en las Redes Sociales, con vuestros móviles (por cierto, todo ello imposible sin el capitalismo, así que tendría bastante de hipocresía), a escribir según qué tonterías.

2 comentarios sobre “Demonizar el capitalismo está de moda

  1. Que bien, un nuevo post. Me gusta mucho como escribes Erusanti, tienes un estilo ameno y directo y no tienes pelos en la lengua para criticar a los bobos que hay por la internet. Me gustaria leer un articulo tuyo tematico de relaciones entre robots y humanos en la ciencia ficcion. Amigos robots como Luke y Arturito pero también relaciones de esclavitus y relaciones sexis también. Saluditos desde Sanse!!!

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.